martes, 11 de octubre de 2011

COMO BRINDAR UN ADECUADO FEEDBACK: 7 PASOS PARA LOGRALO (*)

¡Mi jefe no sabe lo que pasa en la empresa! Esa es la reacción que logramos muchas veces al dar el feedback a nuestros subordinados. La manera como se da la retroalimentación tiene un impacto crucial en el ejecutivo que la recibe. Podemos lograr que mejore o que se cierre,  no mejore y además empiece a hablar mal de nosotros a nuestras espaldas. A continuación una lista de consejos que nos permitirán aumentar las posibilidades de que este proceso acabe en algo productivo:
1.      Busca el lugar y momento adecuados. Necesitas un lugar tranquilo y privado y que la persona que recibe la retroalimentación esté concentrada. Evita dar feedback a alguien que enfrenta una fecha de entrega importante o un problema personal. Posterga cuantas veces sea necesario la reunión hasta lograr que el ambiente sea el apropiado. En este caso más vale no tocar el tema a hacerlo en el momento no adecuado.
2.      Menciona lo positivo primero. No porque quieras alargarlo para disminuir críticas posteriores. Di lo positivo primero porque necesitas reforzar esos comportamientos en el ejecutivo. Quieres que siga haciendo aquello que hoy hace bien. Muchas veces, al obviar este paso, consigues que el ejecutivo se centre en sus oportunidades de mejora y deje de lado fortalezas que ya tenía dominadas (pero no consolidadas). Tapas un hueco y creas otro. Lo que deseas es que el ejecutivo tenga una mejora manteniendo sus fortalezas actuales.
3.      Provee ejemplos de situaciones y comportamientos. Haz esto tanto para expresar sus fortalezas y debilidades. Deberías ser capaz de mencionar cuando menos tres ejemplos puntuales recientes en que se manifieste el comportamiento del que hablas. Si no eres capaz de reunir como mínimo tres ejemplos, olvida tocar el tema. Es posible que estés tratando de dar feedback infundado. Sólo lograrás confundir al evaluado.
4.      Habla con diplomacia. Algunos gerentes son demasiado directos al expresarse y ofenden al evaluado. Aconsejamos decir la verdad pero plantearla de manera positiva. No digas: “Eres el peor de la oficina haciendo presentaciones”. Di “Tienes una oportunidad importante para mejorar tus presentaciones”. Si tú fueras el evaluado, ¿no te sería más fácil estar de acuerdo con la segunda afirmación?
5.      Provee ejemplos de cómo otros superan áreas de oportunidad semejantes. Úsate como ejemplo o usa a otras personas allegadas al evaluado. Con esto creas empatía y transmites que lograr un cambio es difícil, pero es posible. Ejemplos exitosos de primera mano motivan positivamente para afrontar el reto.
6.      Corrobora constantemente si la persona está de acuerdo con lo que dices y lo entiende con claridad. Si no es el caso, pregunta por qué no está de acuerdo y provee más ejemplos que clarifiquen el punto y ayuden a entender tus observaciones.
7.      Establece un plan de seguimiento. En muchos casos deberás proveer al evaluado herramientas que faciliten el cambio. Estas podrían ser: evaluaciones periódicas de 360 grados, cursos de capacitación, equipos, feedback constante de tu parte, etc. Es crucial que al terminar el proceso de feedback se establezcan los siguientes pasos y, como en todo proyecto de cambio, se establezcan puntos de control con objetivos medibles
(*) Articulo en el Diario Semana Económica 28.09.2011
JORGE DEL CASTILLO CORDERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿CÓMO OPTIMIZAR MI GESTION DE COBRANZA?: LAS 5 CAUSAS DE DEMORA EN LAS COBRANZAS

Tener cartera de clientes con atrasos o incobrables es parte del negocio financiero. El problema radica cuando este porcentaje sobrepasa lo...