martes, 10 de noviembre de 2009

EL COSTO DE CONTAR CON “MALOS” EMPLEADOS

Un tema que siempre se menciona, es que el factor mas importante en una empresa es SU GENTE, sin embargo debemos considerar la posibilidad, de la existencia de MALOS TRABAJADORES que pueden afectar la salud d euna organizacion.
Según Lars Dalgaard, CEO y cofundador de SuccessFactors, su empresa debía estar compuesta exclusivamente por personas que aman lo que hacen apasionadamente y que tienen el máximo respeto por cada individuo en un ambiente de trabajo de colaboración, meritocracia e igualdad –nada de mails con copia oculta, de juegos políticos ni silos– ¡sólo ser buenas personas!
Dalgaard no pretende que sus empleados sean perfectos, sólo que reconozcan cuando se equivoquen y se arrepientan, se disculpen y traten de no volver a repetir los mismos errores, sobre todo desde el punto de vista relacional.
En realidad, esto tiene todo el sentido del mundo: las empresas que toleran malas conductas entre sus empleados pueden tener dificultades en atraer y retener talento, poner en riesgo su reputación y perder la confianza de los accionistas, lo cual no es poca cosa en un mundo cada vez más interconectado.
Según estudios recientes en Gran Bretaña y Estados Unidos, el 27% de trabajadores ha sufrido maltratos de algún tipo en su centro de trabajo. Los investigadores definen el maltrato psicológico en el centro de trabajo como la "muestra constante de una conducta hostil, tanto verbal como no verbal, excluyendo el contacto físico". Para ser más claros: ¿las personas se sienten humilladas, oprimidas, maltratadas, disminuidas, o, de cualquier forma, mal respecto de sí mismas luego de haber tenido que lidiar con uno de estos personajes? Si la respuesta es afirmativa, entonces estamos frente a un abusador o, para fines de este artículo, un "imbécil".
Robert Sutton hace una lista de 12 conductas negativas, que llama "La sucia docena", que son características de estos abusadores:

1. Insultos personales
2. Invasión del espacio personal
3. Contacto físico no solicitado
4. Amenazas e intimidaciones, verbales y no verbales
5. Sarcasmo y bromas como vehículos de insulto
6. E-mails agresivos
7. Confrontaciones de estatus para humillar al otro
8. Humillaciones públicas o rituales degradantes
9. Interrupciones abruptas y maleducadas
10. Ataques de doble filo
11. Miradas "chuecas"
12. Tratar al otro como si fuera invisible
También está comprobado que las interacciones negativas tienen un efecto cinco veces más intenso que las interacciones positivas entre las personas, y no se necesita ser genios para imaginar las consecuencias de esto en la productividad de cualquier empresa.
JORGE DEL CASTILLO CORDERO

LA INFORMALIDAD EMPRESARIAL